apertura inherente

Porque la persona humana, gracias a su hábito nativo de sindéresis, se abre inherentemente, manifestándose. El yo es el ápice de sus manifestaciones y disposiciones. La apertura hacia afuera tiene dos dimensiones: a) la generosidad de la persona o apertura exterior; b) la docilidad de la persona o apertura inherente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *