Glosario

quadrivium

En la época medieval, tras la desaparición de las escuelas clásicas y su metodología de la enseñanza, la organización de la enseñanza se articulará en torno a las llamadas siete artes liberales, en las que se debían instruir quienes pretendiesen formar parte del clero. Estas siete artes se dividían en dos grupos, el llamado ‘trívium’, que comprendía la gramática, la dialéctica y la retórica, y el llamado ‘quadrivium’, en el que se integraban la música, la aritmética, la geometría y la astronomía.

quaestio

Término latino que significa ‘pregunta’, pero que en filosofía se utiliza para referirse a la tercera fase del método de estudio de la escolástica medieval. Dicho método alcanzará gran éxito a partir del siglo XII y se convertirá en el método de enseñanza y aprendizaje más reputado, predominando en los centros de estudio hasta bien entrada la modernidad, en no pocos casos. El método se articulaba en tres fases bien diferenciadas. En la primera de ellas, la ‘lectio’, se procedía a la lectura de un texto de alguno de los autores reputados en la época (Boecio, Aristóteles o simplemente la Biblia). En la segunda fase, conocida como ‘meditatio’, se procedía a ampliar el tema tratado en el texto leído, bajo la dirección del maestro. En la tercera fase se planteaba la ‘quaestio’ propiamente dicha, que daba lugar a un análisis en profundidad del tema; las reflexiones derivadas terminaban por constituir el elemento central de la teología y la filosofía escolástica.

qualia

Término latino, plural de ‘quale’ (cualidad), con el que nos referimos a los datos de los sentidos y relacionado con nuestra experiencia subjetiva, pero no en su realidad concreta e inmediata, sino en cuanto pueden ser pensados como universales (a los que llamamos ‘los qualia’).

quaternio terminorum

Expresión latina que significa ‘cuarto término’ y que se utilizaba en el ámbito de la lógica silogística medieval. Con dicha expresión denominaron los lógicos medievales una falacia o falso argumento, que se producía cuando, en el silogismo categórico, el término medio resultaba ambiguo, de modo que se podía tomar en una premisa con un significado y en la otra con otro significado distinto, por lo que en lugar de tres términos eran cuatro los que realmente se utilizaban, invalidando así el argumento. Como la percepción de la duplicidad de significados del término medio podía requerir un atento análisis, no era nada infrecuente que dicha duplicidad de significados pasase desapercibida.

querer

(‘velle’ en latín, querer) es la apertura inicial de la voluntad al bien.

quiddidad

Del latín ‘quidditas’, término con el que los filósofos medievales se referían a la esencia. ‘Quiddidad’ es, por lo tanto, de un modo general, sinónimo de esencia o forma de una cosa, (lo que hace que una cosa es lo que es, y no otra cosa). No obstante, el término también se utilizó (incluso preferentemente) para remitir a determinados modos de concebir la esencia, como en el caso de Sto. Tomás de Aquino, por ejemplo. El término fue utilizado en el contexto de la filosofía aristotélica medieval, y procede de la traducción al latín del término árabe correspondiente (‘mâhiyya’) con el que Avicena se refería a la pregunta aristotélica por la esencia (‘to ti en einai’). Santo Tomás interpreta el término como la forma que determina a la materia concreta en su ser esto o aquello (no como un simple universal, pues) y lo utiliza también para distinguir la esencia de la existencia, resultando ser un concepto fundamental en su pensamiento.

quididad

del latín quidditas, que deriva a su vez de quid est. Es lo que responde a la pregunta ¿qué es? la quididad es la esencia en tanto que expresada en una definición.

quietismo

Corriente místico-religiosa que se desarrolla en Europa a lo largo del siglo XVII y de la que el español M. de Molinos (1640-1696) fue uno de sus principales representantes. El quietismo propugna la unión mística con Dios a través del abandono más absoluto de la participación en la vida activa, hasta alcanzar un estado de ‘quietud’, que supone también el rechazo de toda actividad intelectual, en el que se mezclan la contemplación, el abandono y el silencio interior.